La historia empieza el día 31 de mayo de 1855 cuando en la Villa de Prades nació Pere Balcells i Masgonet. Sus padres eran pastores y pasó toda su infancia en medio de rebaños, recorriendo caminos entre los bosques que llevaban hasta el Monasterio de Poblet y por los senderos de las regiones: Capafonts, Mont‐ral, Cornudella y Vilanova de Prades. No iba a la escuela y no aprendió a leer ni a escribir, pero fue un  niño espabilado y conocedor de la  topografía i la orientación.

Cuando tenia 15 años, se marchó de Padres y se presentó voluntario a la partida carlista del teniente coronel Moore. Aquí aprendió la estrategia militar y la lucha de guerrillas. Con sólo 17 años fue un coronel de su propia partida con quien consiguió numerosas hazañas de guerra.

Se convirtió en un líder muy joven en medio de los carlistas, hecho que molestó a algunos de los coroneles más veteranos.

Siendo coronel, volvió a la Villa de Prades, donde solo entraba de noche para no ser visto. Des de aquí empezó a organizar a algunos hombres de la población para hacer una revuelta contra el gobierno el día de la feria de Prades, el 24 de agosto. Todos los hombres reclutados querían ser su teniente coronel y él decía que lo sería “quien se lo mereciera y fuera el más listo y valiente”

En la vigilia de la feria, salieron de la ermita, donde estaban armados, para ir hacia la Villa a buscar dineros de la gente más rica. Fueron hasta el “Cafè Nou”. Allí el Niño de Prades paró a todo el mundo para que sus hombres pudieran coger el dinero. Sólo un gitano quiso coger parte del dinero de encima de las mesas donde se estaba jugando los dados y el Niño de Prades le paró al instante. Entonces dijo a sus hombres: “sacar la mano y coged todo esto”

Al salir del “Cafè Nou” y de la Villa, fueron hasta una ladera donde el Niño de Prades lanzó una gorra llena de monedas diciendo: “¡A ver quien coge más!”. Todos sus hombres agarraron las monedas y las contaron viendo quien había cogido más de todos. El último dijo: “tengo tres duros de pieza y catorce pesetas sencillas”, siendo quien más había cogido. El Niño de Prades dijo: “Tu eres el más hombre de todos, tu eres el hombre que buscaba. Escuchad todos, porqué a partir de ahora el Pep de les Tosques será mi teniente”.

Al final de la guerra de los carlistas en Cataluña, el Niño de Prades fue herido en una emboscada accidental en Xerta. Fue trasladado a Tortoda donde moriría tres días más tarde, según la versión oficial.

Per la historia dice que los carlistas envidiosos por sus hazañas, lo asesinaron cuando solo tenía 20 años.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies